El hermano mayor

La llegada de un hermanito a la familia es siempre una gran alegría, pero cuando eso ocurre en familias en las que hasta ese momento sólo había un niño, es necesario pensar cómo preparar al hermano mayor para los cambios que se avecinan. No todos los niños son iguales, algunos tienen celos y otros no. En este sentido no hay que dar por sentado que todos van a ser unos celosos. Es posible que penséis que soy una exagerada, pero, independientemente de que nuestro peque sea o no sea celoso, pienso que no está de más aprovechar esos meses para ir creando un vínculo especial entre el primogénito y el nuevo miembro de la familia.

Mientras están en el horno

Cuando me quedé embarazada de las mellizas fue un sorpresón. Por los dos lados de la familia teníamos antecedentes de embarazo múltiple pero, la verdad, no es algo que pensásemos que nos iba a pasar a nosotros. Así que, en nuestro caso, tuvimos que preparar a nuestro mayor no sólo para la llegada de un bebé, si no de dos. Aunque sé que no siempre es así en todas las familias, lo cierto es que en nuestro caso nos lo puso muy fácil. Porque por un lado el niño tenía muchas ganas de convertirse en hermano mayor, y por otro lado porque en casa lo vivimos con total naturalidad e intentamos hacer partícipe a Enrique de cantidad de cosas para que poco a poco fuese sintiendo más cerca a sus hermanas.

Son muchas las cosas que se pueden hacer. No voy a hacer una lista larguísima porque es posible que lo que a nosotros nos fue bien, a otros papás nos les ayude, pero sí que quiero daros algunas pistas por si os sirven. En este sentido, por ejemplo, recuerdo que nos acompañó a la ecografía de las 12 semanas (lógicamente estaba impactado), también que fue él quien eligió los primeros pijamas que le pusieron a las mellizas al nacer, fue su regalo para ellas. Además, cada día  desde que supo de la existencia de las dos nuevas hermanas las incluimos en sus oraciones de la noche. También se implicó mucho en la elección del coche nuevo (en nuestro caso, convertirnos en familia numerosa, supuso cambio de coche). Pero,  sin lugar a dudas, algo que tuvo un gran éxito fueron los regalos que le trajeron Inés y Blanca cuando nacieron. El pobre estaba fascinado pensando que en la barriguita de mamá había un centro comercial.

Ya están aquí, ¿y ahora qué?

Cuando las mellis llegaron a casa, sabíamos que hasta que nos adaptásemos a la nueva situación, nuestra vida iba a ser un poco caótica (ahora que ha pasado un año creo que lo hemos llevado bastante bien) pero, si algo teníamos claro es que debíamos intentar reservar un tiempo sólo para nuestro mayor, que en poco tiempo ha tenido que crecer muy rápido. Ir al parque sólo con él, jugar a la oca o al parchís en familia, ir al cine, a merendar o a un museo son algunas de las actividades que planeamos. A veces me lo llevo yo, otras veces se va con papá. Además, diariamente, le dejamos que se acueste un poquito más tarde que sus hermanas. Le encanta esa media hora “para hablar de nuestras cosas” como dice él.

En fin, como veis no descubro nada nuevo. Aún así espero que estas pinceladas os sirvan si vais a ampliar la familia.

 

 

 

 

Anuncios

2 comentarios en “El hermano mayor

  1. Pingback: Consejos para crear momentos únicos si sois padres de gemelos | Uno más Uno 5

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s