Formas de celebrar el cumpleaños de los niños

Para los que me seguís en  Facebook habréis visto que he destacado una noticia en la que el juez Calatayud hablaba, como ahora estamos en tiempo de Comuniones, del gran despliegue económico que supone actualmente para las familias. En mi caso, todavía me quedan unos años para pensar en eso, pero creo que algunas de sus conclusiones son extrapolables a los cumpleaños de nuestros peques.

Vaya por delante que soy super fan de los cumpleaños. Soy de esas personas que opinan que hay que celebrar todo lo celebrable. Así que en casa celebramos cumples, santos, aniversarios de boda, de compromiso, el día del padre, de la madre,  y un largo etcétera. Pero es verdad que soy de las que opinan que los cumpleaños de nuestros vástagos están adquiriendo una dimensión de celebrity de photocall.

Recuerdo el primer año que celebramos el cumple de Enrique con sus amigos. La verdad es que me resistí a buscar un sitio de celebraciones, tipo parque de bolas y derivados. Cumplía 4 años y creo que, porque nos recordaba a nuestra infancia no tan lejana, decidimos celebrarlo en casa. Hace tres años los dibujos de Jake el Pirata eran los favoritos de mi mayor, así que decoramos el salón de casa en temática pirata. Hicimos la típica merienda de cumple de toda la vida, con ganchitos, aceitunas y, como no, sandwiches de nocilla. A tenor de cómo quedó la casa, creo que los peque-invitados se lo pasaron genial y nosotros necesitamos cuidados intensivos tras recoger la casa.

IMG_20150130_165223772 (1)

Cuando Enrique cumplió 5 años, las mellizas estaban a punto de nacer, así que no hubo celebración con amiguitos, sólo con la familia más cercana. Pero este año, que ha cumplido 6 años, en cierto modo nos hemos querido desquitar y ha celebrado el cumple con toda la clase y con otros cumpleañeros. Es verdad que Enriquillo se lo pasó genial. Tuvieron de todo: taller de manualidades, juegos, disfraces, parque de bolas, merienda, piñata y miles de cosas más. Además, los papás recibimos también un vídeo que ya lo querría Spielberg. Y es cierto, el cumple estuvo genial pero, no creo que repita la experiencia (bueno, nunca digas nunca), pero es lo que pienso a día de hoy.

En este sentido creo que, a veces, los papás perdemos un poco la cabeza. Son nuestros hijos y queremos darles todo y más. Pero,  en este camino de la educación, a veces el menos les va a aportar mucho más. Yo no sé vosotros, en mi caso, mientras fui pequeña celebré los cumpleaños con mis amigas en casa con una merienda preparada por mi madre. No invitaba a las 40 niñas de clase, ni había sesiones de magia ni show-cooking, pero nos lo pasábamos genial.

Y, echando la vista atrás para recordar los cumples que hemos organizado para nuestro mayor, creo que me quedo con los cumples celebrados en casa-salón social. Que sí, que después te queda la casa hecha un desastre, que seguramente maldeciré en arameo alguna vez, pero seguro que esos cumpleaños se quedan en la memoria de mi peque, al igual que se han quedado los míos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s