Consejos para hacer un botiquín para niños este verano

Tenemos el verano a la vuelta de la esquina y con él seguro que ya estáis pensando a dónde os vais a ir. Ya sea a la playa o a la montaña, os quedéis en España o vayáis al extranjero, hay algo que no nos podemos olvidar a la hora de hacer la maleta: el botiquín.

Lo sé, en un mundo ideal esperamos no tener que usarlo nunca, pero ya sabéis que soy una firme defensora de los “por si acasos” y en este tema nunca está de más prevenir, si no queremos vernos a las 12 de la noche buscando una farmacia de guardia en una zona desconocida. He de reconocer que en mi caso no soy de llevarme un hospital, pero sí que me llevo unos básicos que solucionan mucho:

  1. Antitérmicos como paracetamol e ibuprofeno: En este caso, utilizamos para tratar la fiebre de nuestros tres peques lo que la mayoría de los padres españoles: Apiretal y Dalsy. En concreto, aunque ambos son analgésicos y antitérmicos, el Dalsy, que es ibuprofeno, también tiene propiedades antiinflamatorias, así que lo utilizamos cuando queremos reducir dolores localizados que cursan con inflamación de la zona, por ejemplo, cuando nuestros peques se quejan porque les están saliendo los dientes.
  2. Repelente antimosquitos: Además de tiempo de descanso, juegos y excursiones, el verano es tiempo de mosquitos. Recuerdo el año en el que a mi mayor le picó un mosquito y el pobre tenía un párpado que parecía que le habían dado un puñetazo, al pobre le ponía sus gafitas de sol para disimular porque la gente lo miraba descaradamente.  Así que si vais a una zona en la que hay mosquitos o si vuestros hijos son un imán para las picaduras, os recomiendo que no os olvidéis un repelente. De la misma forma, yo siempre me llevo un stick infantil por si es demasiado tarde y lo que hay que hacer es aliviar los síntomas de las picaduras, en vez de prevenirlas.
  3. Protección solar: En verano, y más en vacaciones, nuestros peques pasan mucho tiempo al aire libre. Por eso, siempre incluyo un buen protector solar con un elevado filtro y que sea resistente al agua. Es importante ir aplicando la crema varias veces a lo largo del día para que nuestros peques estén protegidos todo el tiempo. Sé, por lo menos en mi caso, que es difícil porque siempre estamos haciendo mil cosas a la vez, pero si no lo hacemos así, el haberle echado una vez, no servirá para nada.
  4. Suero oral: Para las típicas gastroenteritis de verano, yo siempre meto en el botiquín suero oral. Eso no te evita la visita al médico, pero al menos es una forma de ir tratando los síntomas y que los peques estén hidratados. En nuestro caso, solemos dar el de sabor naranja, pero creo que hay de más sabores.
  5. Para esos golpes que sabes que van a terminar en super “chichón” nuestro compañero inseparable es un roll-on de árnica natural. He de reconocer que junto con los famosos Dalsy y Apiretal, este tipo de sticks han sido uno de mis grandes descubrimientos de la maternidad.
  6. Además de estos “básicos” otros must-have de nuestro botiquín de verano son las tiritas, las gasas estériles, el suero fisiológico y la cristalmina.

En fin, seguro que esta lista podría ser mucho más larga, y probablemente diréis que me he olvidado mil cosas porque los “por si acaso” son infinitos, así que estaré encantada de que compartáis vuestras sugerencias y experiencias conmigo.

Anuncios

3 comentarios en “Consejos para hacer un botiquín para niños este verano

  1. Pingback: Adiós mosquitos…Probando la línea InsectDhu de Mama Natura | Uno más Uno 5

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s